Guía de la Salud de la Provincia de Salta
WWW.SALTAGUIA.COM
Medicina Preventiva

 

volver a inicio INICIO    Salud Pública / Guía de Profesionales  / Farmacias / Oculistas / Odontólogos 

 
 

Centros Médicos

Clínicas

Hospitales

Sanatorios

 

*
 
 
*

UROLOGÍA 

Próstata.

1) Algunas veces la glándula puede causar síntomas molestos, por obstrucción al paso de la orina. Estos no son necesariamente parte de envejecer.

2) El cáncer de próstata al principio no produce síntomas. Solo es curable si se diagnostica en las etapas tempranas. Es posible detectarlo al inicio, únicamente por medio de un control regular.

Afortunadamente dentro del examen urológico periódico , el tacto rectal anual y el antígeno prostático específico (APE) pueden ayudar a distinguir entre estos dos problemas.

La Próstata

La próstata es una glándula del sistema reproductor masculino, localizada delante del recto y debajo de la vejiga. Es del tamaño de una nuez y rodea la uretra . Esta última es un tubo que lleva la orina desde la vejiga al exterior.
La principal función de la próstata es producir líquido para el semen, el cual transporta los espermatozoides. Durante el orgasmo se presentan contracciones musculares que exprimen el líquido de la próstata dentro de la uretra y luego al exterior.

Próstata.
Crecimiento de la Próstata

Más de la mitad de los hombres mayores de 60 años tiene próstata aumentada de tamaño y la posibilidad de tener crecimiento de esta glándula aumenta con los años.

El aumento de tamaño de la próstata afecta primero la parte interior de la glándula , por lo tanto oprime gradualmente la uretra. Debido a lo anterior , se presenta la dificultad para orinar y algunos otros problemas urinarios.

Generalmente este crecimiento de la próstata no es de características malignas y se llama hipertrofia prostática benigna.
Es importante anotar que la hipertrofia prostática benigna no tiene síntomas importantes. Cuando el crecimiento de la glándula próstatica interfiere con el flujo urinario, pueden aparecer algunos síntomas. A continuación se describen los más importantes:
- chorro urinario débil
- sensación de incompleto evacuado vesical
- dificultada para iniciar la orinada
- orinar frecuentemente
- urgencia o dificultad para aguantar la orinada
- despertarse frecuentemente en la noche para orinar
- chorro de orina intermitente


Estos síntomas son causados por la próstata aumentada de tamaño. En el estado inicial de crecimiento prostático , el músculo de la vejiga es capaz de forzar la orina a través de la uretra obstruida gracias a una contracción más poderosa. Este músculo gradualmente se hace más fuerte, grueso y sensitivo, motivo por el cual causa sensación de orinar frecuentemente.

En algunos casos, el crecimiento prostático progresa hasta que la vejiga no puede vencer la obstrucción y no se desocupa completamente. Si se presenta infección urinaria, puede haber ardor y dolor durante la orinada. En algunos hombres, la obstrucción prostática puede llevar a infecciones repetidas del tracto urinario, imposibilidad repentina para orinar ( retención urinaria aguda) y progresivo daño renal.

Diagnóstico de la Hipertrofia Prostática Benigna

Primero el urólogo hará preguntas sobre la historia médica y síntomas relacionadas con la forma de evacuar la orina. Luego viene el examen físico.

Debido a que la próstata se encuentra junto al recto , el urólogo puede sentirla al introducir un dedo por el ano. Este procedimiento se llama tacto rectal. Gracias al examen rectal el urólogo puede detectar si la próstata está aumentada de tamaño, es irregular o tiene zonas duras. El tacto rectal puede producir discreta y momentánea molestia, pero no causa lesión o dolor significativo.

El urólogo debe correlacionar el tamaño de la glándula con la sintomatología del paciente, debido a que muchos hombres con próstata grande, al tacto rectal pueden no tener molestia urinaria.

Al realizar el examen rectal de la próstata no solo puede detectar hipertrofia benigna, sino también cáncer prostático, una de las principales causas de muerte en el hombre. Por esta razón, la Sociedad Americana de Urología recomienda un examen prostático anual y un análisis sanguíneo llamado Antígeno Prostático Específico ( APE) para todos los hombres mayores de 50 años. Para aquellos pacientes con alto riesgo de cáncer prostático, el control se debe iniciar a los 40 años. En este grupo se encuentran los que tienen historia familiar de cáncer prostático y pacientes de raza negra.

Estudio de la Hipertrofia Prostática Benigna

Se debe visitar al urólogo en casos de presentarse síntomas molestos de obstrucción urinaria, cuando hay imposibilidad completa de orinar o infecciones urinarias frecuentes. El especialista analizará la severidad de los síntomas y realizará un examen de orina para buscar la presencia de sangre o de infección. Según los síntomas serán realizados otros exámenes.

El análisis de sangre detectará algún grado de daño renal o, gracias al antígeno prostático específico, la presencia de cáncer en la próstata. El estudio del flujo urinario mide la velocidad con que sale la orina de la vejiga y es de utilidad para valorar el grado de obstrucción.

Como se debe tratar la Hipertrofia Prostática Benigna?

El crecimiento benigno de la próstata se debe tratar solo cuando los síntomas son tan severos que molestan considerablemente al paciente, si la función del tracto urinario se encuentra afectada o si hay infección. El crecimiento prostático solo no es razón para someter al paciente a un tratamiento.

Si el individuo tiene aumento del tamaño de la próstata con características benignas, se puede decidir observar con controles periódicos. Esto quiere decir que se debe examinar al paciente una o más veces al año para estar seguro que no se desarrollan complicaciones relacionadas con la obstrucción urinaria.

Tratamiento

Una vez se ha decidido aliviar la obstrucción causada por la hipertrofia prostática benigna, existe la posibilidad de manejo médico o quirúrgico. La cirugía es el tratamiento más efectivo. Por otro lado, existen varios medicamentos disponibles para mejorar estas molestias. Aunque son menos efectivos que la cirugía, estos tienen menos riesgos.

Cirugía
El procedimiento quirúrgico más frecuente para aliviar los síntomas de hipertfofia prostática benigna es la resección transuretral de la próstata ( RTUP), en el cual la parte obstructiva de la próstata se retira. Para esta intervención no es necesario hacer corte de la piel puesto que se realiza a través de la uretra. Recientemente se utiliza el Laser como posibilidad terapeútica , el cual es seguro, pero no se sabe todavía si es tan efectivo como la cirugía tradicional.

En otro casos está indicada la cirugía abierta, especialmente cuando la próstata es muy grande o existe alguna indicación específica para escoger esa vía. En este caso es necesario hacer una incisión en la parte inferior del abdomen.

La clase de procedimiento quirúrgico recomendado en cada paciente será escogido por el médico tratante después de la evaluación del problema urinario y la condición médica general.

A pesar que la cirugía reduce los síntomas en la mayoría de los pacientes, puede que no elimine completamente las molestias. Por ejemplo, una vejiga débil puede continuar con los síntomas urinarios , a pesar de haberse eliminado la obstrucción urinaria.

La cirugía para la hipertrofia prostática benigna generalmente no interfiere con la función sexual. La mayoría de los pacientes presentan eyaculación retrógrada , o sea que el semen se devuelve a la vejiga en vez de ir al exterior.

Muy ocasionalmente la cirugía puede resultar en empeoramiento de los síntomas urinarios o también pérdida parcial del control de la orina ( incontinencia). La completa incontinencia es una complicación rara.

Es importante saber que la cirugía para la hipertrofia prostática benigna no elimina el riesgo de presentar cáncer en la próstata. Según esto, el control anual sigue de igual importancia para los pacientes operados como para los no sometidos al tratamiento quirúrgico.

Manejo Médico

Hay dos clases de medicamentos desarrollados para mejorar la obstrucción del flujo urinario causada por hipertrofia prostática benigna. Los alfa bloqueadores relajan el tejido muscular de la glándula prostática. El segundo grupo de medicamentos disminuye el tamaño de la próstata gracias al efecto de disminuir el nivel de hormonas masculinas dentro de la glándula.

La clase de medicamento y sus efectos a corto y largo plazo, deben ser discutidos con el urólogo tratante. No todos tienen efecto inmediato y su indicación es específica para cada paciente.

Hay otro tipo de manejo de la obstrucción urinaria por hipertrofia prostática benigna. en diferentes centros de investigación se han tratado pacientes por medio de colocación de espirales o tubos a nivel de la obstrucción, y por dilatación del área obstruida por medio de balones. Esto se encuentra en investigación y no se tienen conclusiones con respecto a los resultados a largo plazo.

CONSULTE A SU MEDICO


Información extraída desde sitios Públicos de la Salud de Internet
En la Provincia de Salta, Ud. puede informarse de estos temas directamente con sus profesionales en el rubro Urologia.

 

saltaguia@yahoo.com Visite Guía de salta    volver a inicio INICIO 

Escríbanos                            Home                                           Guía de profesionales